Mi sitio

Calendario
«  Noviembre 2017  »
LuMaMiJuViSaDo
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930
Estadística

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0

EL MIEDO

  • El miedo es un sentimiento que nos frena, que no nos permite hacer cosas que deseamos, ni decir palabras, ni tomar acción, ni salir, ni entrar, ni ver, ni oír.
  • El miedo es muy complejo. Es una reacción tremenda. Si estamos alertas a él veremos que es una conmoción, no sólo biológica, orgánica, sino que es también una conmoción para el cerebro. Es una conmoción, puede ser momentánea o continuar en diferentes formas, con distintas expresiones, distintas modalidades.
  • Vivimos en constante miedo, tenemos miedo a ser viejos, tenemos miedo a la muerte, tenemos miedo a la vida, tenemos miedo al fracaso, tenemos miedo al éxito, tenemos miedo a la pobreza, tenemos miedo a ser ricos, tenemos miedo a estar solos, tenemos miedo a la muchedumbre, hay muchas otras formas de miedo. Algunos de estos miedos se les denominan fobias.
  • El miedo natural o innato es un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo que se activa en una situación desconocida o de peligro. Los bebes solo tienen miedo a caerse y a los ruidos fuertes. Todos los demás miedos han sido aprendidos y lo ha vivido la humanidad por millones de años.
    A lo largo de nuestra vida y de acuerdo a las experiencias que tenemos vamos añadiendo miedos nuevos a nuestra lista, esto nos va condicionando a vivir con miedo.
  • El miedo es una sensación no solo desagradable, sino que nos ata, nos inmoviliza, nos impide lograr lo que deseamos. El miedo nos hace prisioneros. El miedo es también usado como un "arma” por personas o grupos que desean lograr someter a otros.
  • El tener miedo nos arrebata muchas cosas, vivencias, amores, caricias, amigos, palabras, perdones, reproches, momentos, alegrías, abrazos, besos. El tener miedo nos priva de sexo, errores, aprendizajes, viajes, éxito, conversaciones, compartir, escuchar, contestar.
  • "El miedo es la forma más común de organización del cerebro primario de los seres vivos. Se trata de un esquema orgánico de supervivencia. No es, en principio, nada anormal sino más bien lo normal en un ser que tiene que adaptarse al medio en el que vive. Algo que hace para el ser vivo una herramienta de autoprotección dado que todo su mundo le es hostil desde que nace. El miedo es bueno en el sentido de adaptación al medio en que se vive.” Definición del diccionario.
  • En la definición más teórica que conocemos del miedo, este se refleja como un aliado como algo que nos da provecho, claro porque nos advierte de situaciones desconocidas o peligrosas. Pero con todas las tergiversaciones que se han hecho de la misma, lo hemos convertido en nuestro peor enemigo, el cual no nos permite avanzar y lograr un crecimiento espiritual y personal, porque nos aterra.
  • Yo creo que nosotros le tenemos miedo al mismo miedo, por ello lo hacemos más difícil de vencer y lo acobijamos a nuestro lado. Lo hemos hecho parte de nuestra vida y lo consideramos algo súper normal. Pero no nos fijamos que por esa misma actitud hacia el miedo que hemos adoptado, estamos atrapados en la vida que vivimos, y nos quejamos de muchas cosas que no son como nosotros deseamos realmente.
  •  ¡ Para ser libres debemos liberarnos del miedo que nos agobia, buscar la raíz que lo produce y arrancarla!

Dentrodemi.com

LOS CUATRO MIEDOS DEL NIÑO INTERIOR



Sin importar qué edad tengamos, todos llevamos en nuestro interior a un niño herido. Ha sido herido por no haber sido amado, o por no haber recibido amor y cuidado del modo que él necesitaba.

Uno de los pasos fundamentales para crecer y poder amarnos a nosotros mismos es conocer a nuestro niño interior, y darle ese amor que tanto necesita.

De lo contrario, nos comportamos identificados inconscientemente con él, y esto afecta a nuestras relaciones de pareja, con los colegas de trabajo y amigos.

Saber diferenciar a ese niño interno de nuestra faceta adulta es imprescindible, sino esperamos que nuestra pareja o alguien más le cuide, y proyectamos en el otro a nuestro Padre o Madre. Y esto está destinado al fracaso, puesto que nadie puede darle a ese niño lo que necesita. Es nuestra responsabilidad hacerlo.

La mayoría de las veces que sentimos miedo, en realidad quien lo siente es nuestro niño interior. Conocer el origen de esos miedos es el primer gran paso para poder superarlos.

El niño interior tiene básicamente cuatro miedos:

 

Uno de ellos es el miedo a enfrentar.

Teme que, al hacerlo, sea rechazado. Este miedo lleva a caer en patrones de víctima, o a ser cobarde, tímido, y a sentirse inferior a los demás.

Así que si percibes que no te animas a decir lo que quieres, lo que necesitas o lo que te disgusta, en realidad es tu niño interior quien te está limitando. Y si no enfrentas las situaciones desde tu adulto, y callas lo que de verdad necesitas decir, estás creando serias dificultades en tus relaciones personales, y te sentirás impotente e insatisfecho.

 Otro miedo que el niño interior siente es el miedo al abandono.

Esto lleva a sentir celos, a ser posesivo, y a tener la necesidad de manipular.

La única manera de superar este temor es garantizarle que tú siempre estarás con él, que le cuidarás y atenderás incondicionalmente, siempre.

El miedo a la pérdida que siente este niño nos lleva a sentir una profunda inseguridad.

Para ocultar este miedo, nuestro ego se disfraza de lo opuesto, y entonces adoptamos una actitud agresiva, y podemos llegar a ser incluso fanáticos.

Y el miedo a la muerte que siente nuestro niño interior se transforma en desconfianza, egoísmo, apegos, fobias e histerias.

 Al hacernos conscientes de cuál es el origen de nuestros miedos, podemos sanarlos desde la raíz, y para esto es imprescindible establecer una conexión amorosa y profunda con nuestro niño interior.

De este modo sanamos las heridas del pasado, y podemos crear para nosotros mismos realidades libres de inseguridades y bloqueos.

 

Nota de Edición: al trabajar la técnica del Ho' oponopono se logra avanzar en la sanación del niño interior y encontrar la paz con situaciones y personas que tanto anhelamos lograr.

 Enriqueta Olivari. Autora del libro "El amor de tu vida"