Mi sitio

Calendario
«  Diciembre 2017  »
LuMaMiJuViSaDo
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Estadística

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0

FELICIDAD

joven niña sonriendo en un jardín


Ser Feliz es, en gran medida, una elección personal.

Y Ser Feliz es una responsabilidad que hay que asumir dedicándole atención plena y prioridad preferente.

No somos más felices porque no sabemos con qué o con cuánto es suficiente para ser feliz.

En más de una ocasión hemos sentido la sensación de plenitud de felicidad con un encuentro, una sonrisa, o una llamada… sin más.

Todos hemos visto personas que, aun no teniendo posesiones, y viviendo en unas condiciones duras, son felices.

Todos hemos asistido a una conversación en que uno acaba diciendo, más o menos, "se puede ser feliz con cualquier cosita…”

La infelicidad se basa, en gran medida, en las inconscientes preocupaciones que todos tenemos.

Sabemos, y le estamos dando vueltas continuamente aunque no nos demos cuenta, que un hijo tiene un problema, que en la casa hay que hacer una reparación, que notamos distante a una amiga, que nos vamos haciendo mayores, que nos falta nuestra amada madre… y eso espanta a la felicidad.

Nos gustaría tenerlo todo y que todo fuera perfecto a nuestro alrededor.

Gastamos demasiada energía, demasiada atención, y demasiado tiempo, en añorar lo que ya no tenemos, lo que no se ha cumplido, lo imposible…

Y ese tiempo que dedicamos a ello podríamos invertirlo mejor en estar presentes en el presente, en disfrutar lo que somos y lo que tenemos a nuestro alcance.

La felicidad se manifiesta en los momentos en que nuestra mente no está divagando en sus pre-ocupaciones, en que estamos en contacto solamente con nuestro centro, y cuando no estamos distraídos con otras cosas.

Decimos en muchas ocasiones, de esos que saben ser felices a menudo, que son "unos irresponsables”.

¿Será que es bueno ser "un irresponsable”?

¿Será que a veces nos estancamos en el papel que nosotros llamamos "responsable” y no nos damos permiso para disfrutar la felicidad?

¿Será que a medida que nos vamos haciendo mayores creemos que tenemos que ser serios?

Creo que sólo se es feliz cuando se usa el corazón.

La felicidad no es un asunto de la razón.

Piensa en los momentos en que te hayas sentido absolutamente feliz, y verás que tienen cosas en común: No estabas pendiente de otra cosa más que de aquello que activó tu felicidad, y lo que te produjo felicidad no era algo material.

Comprar un coche nuevo o una nueva casa, un ascenso en el trabajo, gastar dinero, una buena comida en un buen restaurante… eso te produce satisfacción, entusiasmo, placer, euforia, contento, una especie de alegría… y todo eso está muy bien, pero eso no es la felicidad: eso son momentos puntuales en el tiempo que van desapareciendo.

La suma de alegrías, risas, sonrisas, satisfacción, diversión, buen humor, placer… aun no siendo la auténtica felicidad –porque son efímeras- sí que provocan una "sensación” de felicidad, una "sensación” que se parece bastante a la felicidad –que es menos aparatosa, y es más discreta y prudente-; la parte buena es que predisponen en buena medida a ser feliz porque provocan un optimismo que alienta a relacionarse bien con la felicidad.

Ser feliz no es estar alegre, eso ya lo sabemos, si bien estar alegre puede ser una manifestación de ser feliz.

Ser feliz se puede manifestar como una serenidad que no requiere demostraciones externas –aunque se aprecia en la mirada, en la sonrisa y en el aura-.

La felicidad no es eufórica, es casi invisible, porque es un sentimiento interior que se parece más a la paz que a cualquier otra cosa.

Es una satisfacción íntima con uno mismo, resultado de una aceptación de Sí Mismo, y de su pasado y su presente.

Cualquier oposición a la aceptación total impide la manifestación de la felicidad.

Y esa aceptación necesita una comprensión de todo lo que haya hecho uno en el pasado: lo que se pueda calificar como "malo” y lo que haya estado bien. Comprensión de que uno actuó del modo que consideró adecuado o del modo que le permitieron sus capacidades o circunstancias de entonces. Y he escrito "comprensión”, y no "perdón”. Porque no hay nada que perdonar ni auto-perdonarse. Eso sólo mostraría una especie de superioridad y prepotencia del que perdona hoy al que fue ayer.

Ser feliz se basa, básicamente, en encontrarse bien de Autoestima, en tener una buena relación con Uno Mismo, en saber apreciar la vida y sus cosas, en saber renunciar a lo imposible y no obsesionarse con la consecución de utopías, en comprender que no se puede tener todo ni ser el mejor, en saber aceptar y saber renunciar, en darse cuenta de que lo que verdaderamente vale y es importante es cultivar la relación consigo mismo, y admitirse sin condiciones en lo que uno llama equivocadamente sus "imperfecciones” y sus "fracasos”.

Sólo serás feliz si realmente te propones ser feliz y eliminas tus propias oposiciones.

Permítete ser feliz… y serás feliz.

Gran parte de nuestra vida consiste en elecciones, incluso dicen que desde antes de nacer elegimos ¡quienes serán nuestros padres! Vivimos continuamente eligiendo, tomando diferentes decisiones muchas de las cuales pueden llegar a ser trascendentales en nuestras vidas, así, las siguientes palabras son una pequeña reflexión acerca de las elecciones.

 

  • Hoy elegí dejar de soñar y comenzar a alcanzar mis sueños
  • Elegí dejar de ver el bosque desde afuera para apreciarlo por dentro
  • Elegí apartar mis miedos y transitar el camino de la vida
  • Elegí tomar la mano de Dios y confiar en su guía
  • Elegí confiar en mi Ser y en mis capacidades
  • Elegí vivir el presente y no esperar al mañana
  • Elegí dejar el pasado atrás y aprender sólo lo que mi Espíritu necesita para crecer
  • Elegí dejar con el pasado el rencor que pudiese aguardar
  • Elegí perdonar
  • Elegí enfocarme en lo que yo quiero y no en lo que los demás desean
  • Elegí ser feliz, sin importar lo que esté en mi exterior.
  • Elegí transitar el camino que más me agrada
  • Aquel que me lleva a la Dicha y a la Paz absolutas
  • Aquel que me ayudará a avanzar día a día
  • Aquel que despeja mis miedos y me ayuda a despertar
  • Elegí quitarme el velo y darme cuenta de la abundancia, la luz y la prosperidad que ya tengo.
  •  

Somos ricos y no los sabemos
Somos abundantes y no nos hemos dado cuenta

Somos felices y creemos no serlo

Tan solo una oración te ayudará a darte cuenta de la herencia que Dios te ha dado

 Elige dejar a un lado al Ego

  • Elige transformar tu mente
  • Elige entregarle todo a Dios, incluyendo tus apegos
  • Elige recordar lo que realmente Eres
  • Elige ser Uno con Dios.

Elige de nuevo, elige ser feliz.

Un Curso de Milagros