Mi sitio

Calendario
«  Octubre 2018  »
LuMaMiJuViSaDo
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Estadística

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0

METAMORFOSIS


METAMORFOSIS

No aceptar la propia finitud, conlleva a perder la posibilidad de la vivencia profunda, aquella que por su intensidad desafía al tiempo.

      La necesidad de garantizarnos situaciones para que nos pertenezcan de por vida, olvidando que la vida es un río en movimiento y ningún instante es idéntico ni en calidad ni en caudal, nos separan del flujo de la misma (diaboleim),

     Sólo en la entrega total del instante, en un punto, podemos tener una idea de la eternidad y en la suma de todos lo ahora, de la trascendencia.

    Es humano pretender la seguridad de la posesión, e identificarnos con lo poseído, pero si lo poseído no es dinámico , si  se  congela en el tiempo ,nos identificaremos con la decadencia, lo obsoleto, la propia decrepitud.(inferus)

     Si en cambio nos acoplamos al continuo proceso, a las transformaciones , dejamos de ser espectadores estáticos de la fragmentación del tiempo lineal, para ser parte de la continua "resurrección”

   Atrás queda la larva, el gusano, el viejo envoltorio, el corsét, el molde rígido.

    La crisálida es el nuevo comienzo, la mariposa , el futuro.

Un futuro con una nueva dimensión , que independientemente de su duración nos eterniza en el tiempo.

      Ya no es una imagen congelada, sino un ciclo en apariencia repetitivo, pero cada vez más consciente.

      En este proceso es frecuente apegarse a situaciones, personas o cosas. Nuestras emociones fuera de control obstaculizan el cumplimiento de etapas; miedo a crecer o ansiedad desmedida que nos lleva a saltear los pasos necesarios para nuestra propia formación.

    Miedo a dejar la niñez, miedo a un futuro construído con expectativas, miedo a la pérdida.

    Miedo a la pérdida de nuestros seres queridos, que nos impiden disfrutar cada momento, miedo a la separación del o los compañeros de viaje, cuando por apego no comprendemos que los caminos se bifurcan y es necesario optar, decidir y seguir fluyendo.

    Cada toma de decisión es ejercer el libre albedrío, es ser responsable de los efectos, es no poder delegar en otro o en la más alta instancia las consecuencias del ejercicio de la capacidad de elección.

    El gusano vive años arrastrándose, la mariposa días, volando; y en horas multiplica por mil lo recorrido como gusano.

  El gusano destruye para alimentarse, la mariposa poliniza, colabora con la multiplicación de la vida  y con creces repara los daños producidos

.

  Con el conocimiento llega la responsabilidad, con la responsabilidad la capacidad de elección, con la capacidad de elección , el futuro.

 Somos el Universo conociéndose a sí mismo, somos la creación reconociendo sus partes, y no podemos frenarla, porque somos el impulso.

    Cada error, cada distracción es alarmada con un malestar. Si la alarma es desoída, sobreviene el dolor y si este es anestesiado, o aceptado como mandato, sobreviene la enfermedad como última instancia para reintegrarnos al todo.

   Hay dos formas de aprender, una es por el conocimiento, la consciencia constante, la vigilia mutua de corazón y mente; la otra es por el dolor o la enfermedad, y también es válida si entendemos el mensaje.

      

                                                        Carlos A. Ossemani